Fujimori jugó mal sus cartas. (AFP)
Fujimori jugó mal sus cartas. (AFP)

En este último año, una pesada y puntiaguda piedra en el zapato de Ollanta Humala representó el pedido de indulto humanitario para el condenado expresidente Alberto Fujimori.

El capítulo principal de esta historia se cerró el 7 de junio, cuando el mandatario anunció su decisión de rechazar la solicitud presentada ocho meses antes. Sin embargo, esta noticia se esperaba. El premier Juan Jiménez y otros miembros del Gobierno habían dado señales de que no se arriesgarían a pelearse con sus aliados, que no iban a aceptar la liberación de Fujimori. Por su parte, el exmandatario siguió con sus 'Memorias desde el encierro', que incluían autorretratos, y difundiendo sus fotos postrado en una cama. La negativa de Humala le abrió otro frente con la bancada fujimorista, que impulsó la interpelación de varios ministros.