ENFRENTADOS. Hermanos protagonizan doloroso proceso. (Martín Pauca)
ENFRENTADOS. Hermanos protagonizan doloroso proceso. (Martín Pauca)

Ariel Bracamonte confía en que la Corte Suprema ratifique, mañana, los 30 años de prisión que le impusieron a su hermana, Eva, por el crimen de su madre, Myriam Fefer. También espera que se le abra un nuevo proceso a Liliana Castro Mannarelli pues, asegura, que hay "pruebas contundentes" que demuestran la culpabilidad de ambas.

Desde Estados Unidos, donde vive hace cinco meses, le restó importancia a los informes periodísticos que cuestionaron que no se haya valorado, en primera instancia, algunas pruebas presentadas durante el proceso. "Espero que los magistrados no se dejen influenciar por la campaña mediática emprendida por mi hermana", indicó a Perú21.

Sobre una supuesta carta que habría escrito el sicario colombiano Alejandro Trujillo Ospina, en la que acusa a Ariel de haberle entregado las llaves de la casa para que mate a Fefer, el joven aseveró que es absurdo que traten de involucrarlo en el crimen, cuando fue él quien estuvo tras la extradición del homicida desde Argentina.

De otro lado, lamentó que su progenitor, Marco Bracamonte, haya presentado unos e-mails que lo incriminarían, pese a que se desconoce la veracidad de los mismos: "Están desesperados por sacar a mi hermana de prisión. Eva no es una santa. No le bastó con acabar con la vida de mi madre; ahora quiere destruir la mía".

Dijo que su papá se ha vuelto empleado de Eva y que recibe un sueldo de la empresa de su madre.

TENGA EN CUENTA

- La Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema analizará mañana la apelación presentada por Eva Bracamonte y Alejandro Trujillo.

- Dicho tribunal tiene 15 días, de acuerdo a ley, para pronunciarse sobre la solicitud. Pero, también, podría dar a conocer el fallo en la audiencia.