notitle
notitle

Aldo Mariátegui,Ensayos impopulares-Si todos esos médicos huelguistas del sector público se consideran tan mal remunerados, pues que renuncien y se dediquen exclusivamente a la práctica privada. No sé por qué andan tanto tiempo fregando a los pobres pacientes con la huelga, quejándose de sus condiciones de trabajo, armando líos en la calle y ahora amenazando con "radicalizarse". ¡Si no te gusta tu lugar de empleo, pues te cambias a otro! Salvo algunos puestos, el sector público paga relativamente poco en casi todos lados del mundo. O ya que los despidan de una vez y contraten a otros que estén de acuerdo con lo que el Estado puede ofrecer como paga, ya que al final al Estado lo que más le debe importar, como proveedor de salud pública, es darle una atención oportuna y buena a la ciudadanía contribuyente, no estar aguantando los caprichos de este cargoso de Jesús Bonilla y su sindicaleros.

Oiga, Bonilla, si es un buen médico en su especialidad, viva entonces tranquilo de su consultorio privado. Lárguese ya del sector público y deje de incordiar a los demás, sobre todo a los pobres pacientes con su politiquería. ¿O aún va a tener el increíble cuajo de volver a pedir una remuneración extra por cumpleaños, como pusieron en el pliego de reclamos inicial?

-Me río mucho ante la cara de la izquierda porque ese juez haya pasado por encima del Congreso al anular todo lo de la megacomisión contra García. La izquierda misma se buscó esto al inmiscuir ellos, primero, al Poder Judicial en las decisiones parlamentarias para limpiar a JDC, a pesar de que se les advirtió de que abrían una caja de Pandora. ¡El bumerán les acaba de regresar de lleno a la cara! ¡Jua,jua,jua!