(GEC)
(GEC)

La crisis política que atraviesa nuestro país, ocasionada por interesadas, mezquinas y cuestionables decisiones tomadas desde el Congreso de la República, ha provocado que miles de peruanos, de todas las edades y de todas las regiones, a pesar de la pandemia, salgan a las calles a protestar.

Aun así, la mayoría de los que están protestando son jóvenes, jóvenes que no siguen a un solo líder político, que no profesan una misma ideología, que no pertenecen a un determinado segmento socioeconómico. Se trata de cada vez más jóvenes indignados por la forma en que los políticos elegidos, sobre todo en los últimos cinco años, han manipulado nuestra Constitución: lo que nos ha llevado a la situación en la que nos encontramos.

Se equivocan quienes pretenden estigmatizar a los jóvenes que protestan, los que los tildan de pertenecer al sector radical de la política, de obedecer a un candidato. Se equivocan no solo porque les faltan el respeto, sino y sobre todo, porque quienes los subestiman y los ningunean se niegan a ver el tamaño del problema que enfrenta nuestro país y su gravedad.

OPINIÓN Cecilia Valenzuela: El derecho de los peruanos a protestar
OPINIÓN Cecilia Valenzuela: El derecho de los peruanos a protestar

La realidad es que hay cada día más peruanos protestando. Y la protesta en el Perú es un derecho reconocido en una sentencia del Tribunal Constitucional; invocando el artículo 3 de nuestra Constitución, el TC falló apelando al derecho a la dignidad que reclama una sociedad, con mayor razón si enfrenta a un Congreso que actúa de espaldas a la ciudadanía y se pone de acuerdo para vacar a un presidente y poner a otro a su medida.

La Policía viene reprimiendo las protestas con desproporcionada e inusual violencia. No puede ser que los policías que ayer nos protegieron de la pandemia sean los mismos que hoy golpean, arrastran y disparan granadas lacrimógenas y perdigones contra los jóvenes que protestan.

Si los políticos que se hicieron del poder el último lunes les temen a los jóvenes que reclaman legitimidad y no quieren que ellos se acerquen a las instalaciones donde se encuentran, que la Policía patrocine, adopte y escude a esos políticos. Pero lo que esos políticos asustados no pueden hacer es mandar a la Policía a golpear y a disparar a los peruanos que no están de acuerdo con su proceder.

La democracia es participación; marchar protestando es hacer uso de un derecho democrático no solo al piteo, también a la libertad de expresión.

La Policía debe acompañar las marchas para que no se produzcan desmanes, para que los infiltrados y los radicales no interrumpan el derecho de los ciudadanos a protestar; ese es su rol frente a los ciudadanos.

En este momento el director general de la Policía Nacional del Perú, Orlando Velazco, se encuentra recuperándose del COVID-19. El general Jorge Lam, subcomandante general de la Policía, lo reemplaza; esta reflexión va dirigida a él y a los mandos de la Policía en todo el Perú, a los mismos jefes policiales que tomaron las decisiones a la hora de cuidarnos a todos los peruanos frente al coronavirus, de asistir a nuestros hermanos que enfermaron y a los que murieron: señores policías, no pierdan el respeto que con tanto esfuerzo y justicia se ganaron. No le añadan violencia a la indignación de la ciudadanía.

VIDEO RECOMENDADO

Familiares de detenidos durante las protestas denuncian abuso policial
Miles de peruanos se manifestaron en las plazas de las principales ciudades de todo el territorio nacional.