Módulos Temas Día

La gran “C”

“El Poder Judicial es, para la gran mayoría, la institución sobre la que se percibe más corrupción en el país; 80% cree que hay ‘mucha’ corrupción...”.

Corrupción

Corrupción

Corrupción

Difusión

Juan José Garrido
Juan José Garrido

La corrupción se ha vuelto, de acuerdo a múltiples estudios locales y extranjeros, el principal problema de los peruanos. Increíble, teniendo en cuenta nuestro pedigrí en violencia, crimen organizado, precariedad institucional y la pobreza histórica de millones de peruanos. La gran “C” es, ahora, el aglutinador de indignaciones, el diferenciador político y social, el tema de sobremesa y discusiones de café.

Esto sería fabuloso si al menos sirviera para cambiar las cosas. El problema, según la última encuesta de Datum, es –justamente– que las cifras son casi las mismas, y nada cambia; léase, que hoy nos indignamos y chillamos y criticamos, pero no hacemos lo suficiente para que las cosas cambien, y tal vez por que nunca hemos movido un dedo para que ocurra el cambio que necesitamos.

Cuando pregunta Datum por el nivel de corrupción en el país, 90% cree que es alto o muy alto. Es un nivel alarmante, hasta para nosotros mismos. Pero el año pasado era 93%, y el anterior 94%, y hace seis años 90%. La corrupción no cambia, y pareciera que nosotros tampoco (o que al menos no nos moviliza lo suficiente para que cambie).

El Poder Judicial es, para la gran mayoría, la institución sobre la que se percibe más corrupción en el país; 80% cree que hay “mucha” corrupción y 17%, “algunos casos” (léase, 97% cree que hay corrupción) y, sin embargo, ¿alguien recuerda una marcha, un plantón, un pronunciamiento, algo que llame la atención? Sin presión pública, sin una ciudadanía movilizada, ¿creen que este organismo hará las correcciones por iniciativa propia? Qué va, eso no lo podría creer o esperar nadie en su sano juicio.

¿Y por qué? En simple, porque somos complacientes con la corrupción. Ahí están las cifras: 79% de los peruanos somos o muy tolerantes o bastante tolerantes con la corrupción.

El problema central es que la corrupción no asquea, sino se aprovecha: en lugar de medir con la misma vara, las cifras sirven para atacar a los opositores y hacer política con ellas. Y así, evidentemente, solo la perpetuamos.

Tags Relacionados:

Corrupción

Leer comentarios ()