notitle
notitle

Alfonso Grados,Opina.21agrados@infonegocio.net.pe

La sub 15 de Juan José Oré nos brindó una alegría impensada al obtener el título sudamericano con poco ruido y mucha efectividad: terminaron invictos y dejando en el camino incluso a Argentina. ¡Bien por ellos!

Los más felices con este regalo adelantado de Navidad deben ser Manuel Burga y su directorio en la Videna. Una reflexión: hace varios torneos que nuestras selecciones jóvenes cumplen un papel decoroso; algo bueno debe de estar haciendo la FPF en el rubro de menores.

Regresando a los 'jotitas', con nuestra usual efervescencia ya se habla de una 'gran generación' o de una 'base para futuras selecciones', entre otras perlas. Lo real es que ello no es necesariamente así. No olvidemos que esta selección está conformada por jóvenes que hace poquito eran niños y cuya evolución técnica, física y emocional es difícil de predecir; solo un puñado de ellos llegará a destacar en el fútbol profesional.

Si bien todo logro es bienvenido (más aún en nuestro alicaído fútbol), no es tan importante campeonar en estas categorías, pues el foco debe ser el desarrollo integral de los jóvenes para formar deportistas que evolucionen hacia la alta exigencia. En otras palabras, la mayor contribución de JJ Oré no será como DT campeón, sino como formador de jóvenes talentosos y competitivos. Apoyémoslo en esa gestión.