BARBARIE. Estas imágenes muestran la insania con la que la turba atacó a miembros de la Policía el 25 de octubre de 2012. (USI)
BARBARIE. Estas imágenes muestran la insania con la que la turba atacó a miembros de la Policía el 25 de octubre de 2012. (USI)

Indignante. Atentaron contra miembros de la Policía Nacional, saquearon negocios a su antojo y fueron autores de desmanes que terminaron con la muerte de cuatro personas, pero esto no fue suficiente para que acabaran en la cárcel. El Poder Judicial liberó ayer a la mayoría de los 102 procesados por la barbarie ocurrida en el mercado La Parada, en octubre de 2012.

Pese a que el Ministerio Público había solicitado penas de entre 8 y 15 años de cárcel, el 49º Juzgado Penal de Lima, a cargo de la jueza Dolly Herrera López, solo sentenció a dos de los implicados a cuatro años de prisión efectiva.

Otros 88 procesados recibieron penas suspendidas de cuatro años, mientras que 14 de ellos no asistieron a la audiencia desarrollada en el penal de Lurigancho.

Cada uno de los sentenciados tendrá que pagar una reparación civil de apenas S/.500 a favor del Estado.

LOS SENTENCIADOSLos únicos dos sentenciados a prisión efectiva fueron hallados culpables de los delitos de violencia contra la autoridad y disturbios en la vía pública.

Se trata de Percy Valdivieso Salas (39) y Nelson Juan Rosales Espinoza (41), quienes fueron condenados dado que registran antecedentes penales.

Cabe precisar que Rosales Espinoza, quien había sido condenado por robo agravado, fue indultado en el 2010 por el gobierno aprista.

Por la acusación de resistencia a la autoridad, 88 de los comprendidos en el proceso fueron absueltos.

En tanto, en el caso de los 67 implicados que llevaban el proceso en prisión en los penales de Lurigancho y Santa Mónica, se ordenó su inmediata liberación. Esta se produciría en las próximas horas de hoy.

Como se recuerda, los actos vandálicos, ocurridos el 25 y 27 de octubre del 2012, durante el desalojo de los comerciantes de La Parada, dejó más de 60 policías heridos.

Asimismo, una yegua de la Policía Montada tuvo que ser sacrificada como consecuencia de las graves heridas causadas por los revoltosos.

Pese al violento enfrentamiento, La Parada sigue funcionando actualmente.

CRITICAN FALLOPara el analista político Santiago Pedraglio, este fallo significa un premio a la informalidad y consideró que después de todo lo que pasó en el desalojo, es muy grave.

"Con esto, el mensaje que le estamos dando a la sociedad civil es ¡qué viva la informalidad! Yo hago lo que quiero, quebranto las leyes y no hay sanción", sostuvo.

Cuestionó, además, al Poder Judicial por emitir una sentencia que está en la misma línea que la resolución del juez Malzon Urbina. "Hacer cambios y luchar contra la informalidad en todos los ámbitos del país, como la minería ilegal, por ejemplo, no solo es labor del Ejecutivo sino de todas las instituciones", apuntó.

De igual forma, el abogado penalista Luis Lamas Puccio afirmó que este fallo es "escandaloso y bochornoso".

"Esta decisión judicial es una falta de respeto a la autoridad. Es un mal ejemplo para la opinión pública, un menosprecio al principio de autoridad y un mal precedente para próximas intervenciones policiales de esta naturaleza", manifestó.

Por su parte, el letrado Mario Amoretti señaló que la jueza no habría encontrado pruebas suficientes presentadas por la Fiscalía y la Policía.