COSECHA TEMPESTADES. Santos sembró la violencia en Cajamarca. ()
COSECHA TEMPESTADES. Santos sembró la violencia en Cajamarca. ()

Un personaje nefasto en este período fue la autoridad regional de Cajamarca, Gregorio Santos. Este político, con apetitos presidenciales y pocos escrúpulos, detuvo las inversiones mineras en la región y azuzó la violencia contra el proyecto Conga, sobre todo en Celendín y Bambamarca, donde el 3 y el 4 de julio murieron cinco personas y 41 resultaron heridas.

Según la Cámara de Comercio y Producción de la zona, debido a la paralización de Conga, en la práctica se perdieron US$ 4,800 millones en inversiones. Esto al margen de los 8 mil puestos de trabajo que desaparecieron y los S/. 77 millones que dejaron de percibir diversas actividades económicas.

Los antecedentes de Santos no se limitan a Conga. El 6 de julio, la Fiscalía lo denunció por secuestro agravado, tortura y homicidio calificado en agravio de Eliseo Vargas y por el "juicio popular" al que fue sometida su hija, Petronila Vargas, en 2005. También está involucrado en las presuntas licitaciones amañadas que beneficiaron a su amigo Wilson Vallejos. Este caso es investigado por el Congreso y la Contraloría. Además, llevó a trabajar a su pareja Maritza Briones al gobierno regional, y sus suegros, pese a ser campesinos, compraron al contado un departamento en Chiclayo por 148 mil soles.