notitle
notitle

Hoy se cumplen los primeros 100 días de la administración del presidente norteamericano Donald Trump. Hacer un balance a poco más de tres meses de gestión, como siempre, es una tarea complicada, ya que la data dura (económica, por ejemplo) se encuentra muy rezagada frente a las decisiones adoptadas. En el caso de Trump, sin embargo, sus decisiones van dando cuenta de un estilo que, sumado a sus convicciones (largamente explayadas en la campaña), puede ayudarnos a aclarar el panorama.

Para empezar, veamos la aprobación del mandatario. Se inició con 45% de aprobación y 45% de desaprobación el 22 de enero, un par de días después de jurar como presidente. Antes de ayer, las cifras de Gallup le daban 43% de aprobación y 52% de desaprobación, pasando por una máxima de 45% a comienzos de marzo y una mínima de 35% a fines de marzo. En resumen, ha logrado recuperarse un poco en las últimas semanas, aunque las cosas no pintan bien si se compara con administraciones pasadas.

Respecto a órdenes ejecutivas, The Economist muestra que Donald Trump rompió récords: más de 30 órdenes durante los primeros días, una barbaridad en comparación con las 20 de su antecesor, Barack Obama. Esto no es ni bueno ni malo en sí, depende –obviamente– de la calidad de las mismas. Y ahí encontramos opiniones mixtas, desde el desprendimiento de sostenes sociales que hacen imposible la tarea fiscal, hasta sus consagradas barbaridades en política internacional.

En esto último es donde Trump no ha dejado espacio a la especulación. El bombardeo a la base área en Siria, así como la movilización de militares y armas a la península coreana, han puesto al mundo en vigilia. O bien Trump sabe lo que dicha apuesta significa, o estamos ante un irresponsable de proporciones mayúsculas. El tiempo, lamentablemente, decidirá ante cuál de los dos nos encontramos.

Su apuesta por bajar impuestos corporativos puede tener sentido si va acompañada de un apuesta por el comercio, pero esto último se ve jaqueado por amenazas de barreras para-arancelarias y de otro tipo.