notitle
notitle

Uno. Según cuenta Marcelo Odebrecht, los US$3 millones que les habría dado a Ollanta Humala y Nadine Heredia fueron a pedido del Partido de los Trabajadores brasileño (PT). Sería el ex presidente Lula quien habría solicitado el apoyo. La plata, ya sabemos, salió de las cuentas estructuradas, fondos no contabilizados e ilegales que usaba la empresa para las coimas. El dinero sería parte de un "fondo" que tenía el PT y Lula con Odebrecht. Es decir, era dinero que Odebrecht tenía para libre disposición del PT; si ellos le decían "dale a X tanto dinero", la empresa simplemente daba el dinero y descontaba del "fondo". ¿Para qué Lula le daría US$3 millones a Ollanta Humala? No era para hacer negocios; si eso fuese así, los que hubieran pagado la coima hubiesen sido las empresas. ¿Solo para ayudarlos a llegar al poder? ¿No será que habían otros proyectos, más importantes aún, que ameritaban dicho apoyo? Hay algo que no estamos viendo en esta trama.

Dos. Algunos analistas se quejan de que el fiscal Juárez no quiso (ni querría) preguntarle a Odebrecht o Barata sobre los supuestos aportes a las campañas de Alan García y Keiko Fujimori. Pregunta: ¿por qué la empresa o el empresario no habría develado ya dichos aportes? ¿Qué gana Odebrecht protegiendo a Alan García o a Keiko Fujimori? Esa premisa de que a Alan García lo protegen por amistad es una pavada; Odebrecht debe dar nombres y montos para salir lo antes posible de la cárcel. No es amistad. Respecto a Keiko Fujimori, creen que sería por miedo a que llegue eventualmente a la presidencia. Pero si son los fujimoristas y apristas quienes han sido los principales opositores a Odebrecht y sus socios. Algo no cuadra.

Tres. Una pregunta derivada de la anterior: si Juárez no quiso o no quiere preguntarle a Odebrecht o Barata, como dicen, sobre García y Fujimori, ¿por qué el fiscal Castro u otro no lo hace? ¿Qué le impidió a Castro preguntarle? Barata, recordemos, tiene un acuerdo con Castro. ¿Y? ¿No le puede preguntar?