notitle
notitle

Es increíble que este gobierno haya seguido con proyectos cuestionables como aquel de la refinería de Talara. Ahora nos enteramos de que Petroperú (nosotros, en otras palabras) se endeudará por US$3,000 millones para un proyecto que costará la friolera de US$5,400 millones (según los estimados).

Lo primero que este gobierno debería hacer, por un mínimo de transparencia, es explicarnos el proyecto: por qué costará tanto y, sobre todo, cómo se recuperará dicha inversión. Al gobierno humalista se le pidió dicha información innumerables veces; desde esta esquina les pedimos reiteradas veces a los ministros de Energía y Minas y de Economía el flujo de dicha inversión. Siempre se negaron. A los ministros Castilla y Segura les pedí el margen de refinamiento (con lo cual puedes hacer el cálculo del "negocio"); nunca lo entregaron, siempre fueron esquivos. ¿Por qué?

Lo segundo es si tiene sentido económico-social. El Perú es un país de grandes falencias y enormes desigualdades. Cubrirlas y reducirlas cuesta plata: una carretera, un puente, un puerto, más maestros, más policías, etcétera. Nada de eso cae del cielo. Y no, no se le puede cargar más al sector formal, porque ya se encuentra la presión tributaria de ellos al tope (o muy cerca). ¿Era más rentable refinar petróleo que mejorar las aulas, dotar a la Policía de equipos y tecnología, o invertir en una reforma institucional? Por supuesto que no.

Preguntas: si es tan buena idea, ¿algún privado compraría ese negocio mañana? Para que esta inversión tenga algo de sentido, ¿produciremos esos 110,000 barriles localmente? ¿Tenemos esa expectativa? ¿Necesitaríamos invertir en el oleoducto? ¿Cuánto? Recordemos que el oleoducto hoy está semiparado (perforado como un queso), y encima no hay exploración de nuevos pozos.

Si algo esperábamos del gobierno ppkausa, era mayor calidad en la gestión, mayor transparencia, mayor sentido común. Nada de esto se proyecta en esta iniciativa. Del gobierno anterior se entiende, clarísimo además. Pero, bueno, al igual que con los Panamericanos y Chinchero, han optado por lo fácil.