notitle
notitle

Todos los contratos realizados durante el gobierno del Sr. Humala (y la Sra. Heredia) debieron ser revisados desde el primer día de la administración ppkausa. Se les dijo de mil maneras, antes de asumir el gobierno y después. Hoy, pasados ocho meses de gestión, vemos las consecuencias.

Gasoducto del Sur, un proyecto que pasó de US$1,300 millones en manos privadas a US$7,000 millones en manos público-privadas; refinería de Talara, un proyecto que estaba presupuestado en cerca de US$1,000 millones y que hoy se calcula en US$5,400 millones; el aeropuerto de Chinchero; el satélite francés; los helicópteros; Línea 2… En fin, todo debió ser revisado. No lo hicieron a tiempo y, hoy que saltan las dificultades, los voceros señalan los problemas contractuales, pero el costo político lo asumen día a día.

¿Cómo entiende el peruano promedio todo este cambalache? De varias maneras; ninguna positiva, por cierto. Una es que el gobierno le debe algo al anterior, y por eso aguanta, calla y hasta protege algunas obras. Otra es que son ineptos, que no tienen capacidad de gobierno. La corrupción siempre será otra motivación.

Como dijimos durante los últimos meses, el gobierno perdió una gran oportunidad para sincerar las expectativas haciendo una auditoría profunda de dichas obras y contratos. Las razones por las cuales prefirieron no hacerlas hoy no importan. La pregunta es: ¿qué hacer?

Para empezar, no veo por qué no podrían hacer una auditoría y balance aún. Cierto, algunos creerán que ya es tarde y/o que lo usan de excusa, pero para otros (creo que muchos) les explicaría en parte los problemas que observamos.

Por otro lado, no entiendo por qué no se podrían discutir en tribunales estos contratos. Cualquier juez internacional exigirá que los contratos se cumplan, en tanto estos sean realizados de buena fe, no sean lesivos para las partes, y así. ¿Creen que un juez avalaría cláusulas como las del satélite francés, denunciadas por Perú21 hace unos meses? ¿Y la cláusula del financiamiento de Chinchero? ¡Por favor! Es obvio que no. Necesitamos, como vemos, muchas explicaciones.