notitle
notitle

En la mayoría de encuestas, la nota con que la ciudadanía califica al primer año de la gestión del presidente Kuczynski es cercana al 11 sobre 20, como cuando en el colegio decían "pasó con las justas". Errores tontos en asuntos importantes, una mala política comunicativa, pésima gestión de las relaciones con sus opositores y un velo de ingenuidad (por decir lo menos) frente a la gestión anterior.

Hoy, en su mensaje a la Nación, el mandatario tendrá una gran oportunidad para empezar a corregir su tendencia. Si pudiésemos listar los puntos clave, estos son algunos que considero primordial.

Para empezar, es importante interiorizar y declarar que no se puede gobernar considerando solo los deseos de sus electores. El presidente Kuczynski es quien dirige las acciones del Ejecutivo para bienestar de todos los peruanos, no solo de la coalición que lo llevó al poder. Y si bien lo ha declarado anteriormente, no se ha visto esa consideración en la práctica. Sería, pues, bueno recalcarlo y reforzarlo.

En segundo lugar, explicar detalladamente cómo recuperarán el paso perdido en lo económico. El ex presidente Humala nos dejó una economía casi paralizada, pero en este año la sensación se ha agravado. El fenómeno El Niño es responsable, sin duda, en buena parte de ello, pero durante el año el Gobierno apostó por proyectos discutibles (gasoducto, Chinchero, Talara, entre otros), descuidando sectores primordiales como la minería. El ingreso de Cayetana Aljovín al Ministerio de Energía y Minas es una gran noticia, pero será necesario el compromiso de todo el gabinete cuando se requiera.En tercer lugar, el mandatario debe conectarse con la población, tiene que salir a recorrer las calles, pueblos y ciudades del interior, para reconocer no solo las necesidades sino además las oportunidades. El Perú es un país único por su diversidad en casi cada eje, pero aún no aprovechamos dicho beneficio.

Finalmente, demostrar mayor energía en la lucha contra la corrupción. Esto es obvio, pero las últimas acciones del Gobierno han puesto un manto de duda sobre ella. Retiren el manto con acciones concretas.