notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del director'Comepollo', 'Robaluz', 'Mataperro', 'Comeoro', 'Robacable'… La breve historia del Partido Nacionalista está llena de cuestionables personajes a los cuales se han sumado las exparlamentarias investigadas o encarceladas por terrorismo y narcotráfico.

Ahora, el último episodio de esta interminable saga, de una bancada que solo produce escándalos, es la orden de detención de la exlegisladora Huancahuari por presentar documentos falsos –sobre una supuesta discapacidad– para no pagar un préstamo bancario. Pero lo peor es que al igual que Malpartida y Obregón, la excongresista –hoy prófuga de la justicia– cuando fue acusada estaba ocupando un alto cargo en el Estado.

Ello es debido a que son innumerables los exparlamentarios nacionalistas que siguen mamando de los recursos públicos. A los cuales quieren agregar al cuestionado Juvenal Silva, que dejó una estela de entuertos en Cienciano y a quien, para colmo, le quieren entregar el manejo del deporte peruano (¿?). De cualquier forma… ¿qué justificación hay para que el contribuyente tenga que seguir manteniendo a todos los oficialistas que han sido despedidos por el electorado?

Por otro lado, el nacionalismo muestra la misma falta de consideración hacia los ciudadanos al designar a los presidentes en las comisiones de trabajo. Así, en Constitución quieren colocar a un exvicepresidente de la nación que fue obligado a renunciar al tratar de beneficiar a una parte en una disputa judicial. Más aun, por ese hecho su hermano, quien también participó en el hoy famoso 'agasajo', está siendo procesado.

Incluso el parlamentario al asumir el cargo, que ya perdió, juró respetar la Constitución anterior, por lo que en materia constitucional parece extraviado o tiene una agenda que no ha mostrado. En cualquier caso, su posición y antecedentes lo inhabilitan para dirigir esa comisión. ¿Le es tan difícil caminar derecho a la bancada del Gobierno?