Jorge Chávez encaminado, vía de acceso entrampada

Alto Tránsito. El terminal recibe 22 millones de pasajeros al año.

Alto Tránsito. El terminal recibe 22 millones de pasajeros al año.

Jorge Chávez encaminado, vía de acceso entrampada. (GEC)

Juan Stoessel
Juan Stoessel

El Estado no se caracteriza por su efectividad para ejecutar obras. Ejemplos hay de sobra. Por eso, resulta gratificante ver que un proyecto como la ampliación del aeropuerto Jorge Chávez sigue avanzando. El movimiento de tierras está en marcha y solo es cuestión de tiempo para que la 2da. pista y el nuevo terminal sean una realidad.

Sin embargo, no se percibe mayor progreso en la construcción de la vía rápida que conecte el aeropuerto con la zona hotelera (San Isidro, Miraflores). Esto amerita un contundente llamado de atención. ¿Cuál es la lógica de tener un aeropuerto repotenciado, si el acceso seguirá siendo igual de lento, incómodo e inseguro? La falta de una visión integral del Jorge Chávez, por parte de las autoridades, es preocupante. ¿Acaso estamos esperando terminar una cosa para empezar la otra?

El plan de trazado existe: Costanera Av. Santa Rosa y construcción de un puente sobre el río Rímac, que incluye accesos, rotonda y paso a desnivel. El tema es la ejecución. Se trata de una inversión del MTC, así que a ellos les toca responder. ¿Qué se ha hecho? ¿Por qué la lentitud? Aeropuerto y conectividad son dos caras de una misma moneda. Ambas deberían trabajarse en paralelo.

Las consecuencias de esta desidia repercuten más allá del turismo. Una vía de acceso fluida beneficiará a todos los viajeros que hoy gastan tiempo durante el trayecto. Esas horas perdidas son improductividad. No estamos para progresar en una cosa y entramparnos en otra. El Perú tiene que avanzar.

Tags Relacionados:

Aeropuerto Jorge Chávez

Ir a portada