notitle
notitle

Aldo Mariátegui,Ensayos impopularesamariategui@peru21.com

Y el mensaje ya está claro: cambiar de premier y buscar uno que sea un interlocutor político válido y de peso para llegar a una "detente" con la oposición e insuflar confianza a la economía. El problema es que si las suspicacias de Humala y la intromisión de Nadine permitirán a un premier más protagonista, más autónomo, que no imite a ese distraído secretario que es Jiménez. Y si también existe alguien que no solo tenga las características requeridas sino que quiera arriesgarse. Jiménez se ha percatado de que es un lastre que resta, y por eso ha extendido la mano a la oposición, en coordinación seguramente con Chehade, y esa oferta de un arresto domiciliario para Fujimori a cambio de una 'Pax Naranja' (parece que con el APRA no hay ganas de buscar una tregua, además que 36 congresistas fujimoristas pesan más que cuatro apristas a la hora de votar). Pero no estoy tan seguro de que el fujimorismo quiera darle aire a Jiménez a cambio solo del arresto domiciliario. Lo que es evidente tras esta encuesta es que Jiménez ya está en coma, y si llega a diciembre sería mucho.

- ¿Desde cuándo preguntarse si existe algún profundo problema psicológico –o psiquiátrico– en los deportistas peruanos para que pierdan partidos prácticamente ganados es "insultarles"? Hay que ser un imbécil redomado para sostener eso. Y también ser otro para aplaudir ese disparate. Si siguen así, tuiteritos, les voy a regalar discos de La Sarita (¡Por Dios, qué malos son! Malograron el concierto de Los Cadillacs.¡Elevan la sordera a virtud!