[Opinión] Felipe Morris: Desigualdad  y pobreza. (Foto: Andina)
[Opinión] Felipe Morris: Desigualdad y pobreza. (Foto: Andina)

El tema de la desigualdad está muy vigente últimamente en la región y ha impulsado el retorno de gobiernos de izquierda en varios países. La relación desigualdad-pobreza ha sido muy estudiada y muchos creen que a mayor desigualdad mayor pobreza, a pesar de que la evidencia empírica no es concluyente con algunos estudios que muestran una relación directa entre ambas, otros una inversa y un tercer grupo que no encuentra relación alguna entre ellas.

¿Pero lo relevante es reducir la desigualdad o la pobreza? En la región, los países con mayor desigualdad son Chile, Brasil y México, pero no son los que tienen mayor pobreza. Estos son Haití, Honduras y Guatemala, si excluimos a Venezuela y Cuba, que tienen cifras engañosas. En cuanto a ingresos per cápita, los más bajos están en Bolivia, Honduras y Nicaragua. Por lo tanto, mayor desigualdad no es sinónimo de más pobreza o menores ingresos. Puedes ser un país con baja desigualdad, pero con ingresos cercanos o debajo del umbral de la pobreza y viceversa.

Los gobiernos de izquierda generalmente priorizan la reducción de la desigualdad de resultados en vez de la reducción de la pobreza, que es más importante. Ponen el énfasis en igualar los ingresos que se obtienen porque piensan que igualando a todos resolverán la pobreza y terminan destruyendo la economía de sus países, como estamos viendo en Venezuela, Cuba, Nicaragua y Argentina. Paradójicamente generan más pobreza y menos producción y empleo.

El economista indio Amartya Sen, Premio Nobel en 1998, dio en el clavo cuando indicó que lo que importa para reducir la pobreza no es la desigualdad de resultados, sino la de oportunidades. Esto implica nivelar la cancha para darles a los que están abajo las herramientas para mejorar sus condiciones, reduciendo la desigualdad de oportunidades que impide que puedan salir de la pobreza en vez de enfocarse en la de resultados (quitándole a unos para darles a otros), lo que no resuelve el problema de fondo.

Un mundo sin desigualdad es utópico, porque los seres humanos somos diferentes, no todos tenemos los mismos atributos, las mismas oportunidades, los mismos intereses o la suerte de estar capacitados para hacer algo que nos apasiona y que a la vez es altamente productivo y rentable. La solución a la pobreza implica trabajar en varios frentes: crecer más como país, promoviendo la inversión y el empleo, impulsar el capital humano; y mejorar la educación, la salud pública y los programas sociales con una mejor gestión. Solo así nivelaremos las oportunidades y reduciremos la pobreza.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Entrevista Ruben Vargas
Perú21TV conversó con el exministro del Interior Rubén Vargas, sobre la evaluación que hará el ministro de Justicia Aníbal Torres a la designación de Daniel Soria como Procurador General de la República. Hace unos días el abogado de Pedro Castillo solicitó que sea apartado de la Procuraduría, tras la investigación del presidente.