notitle
notitle

Aldo Mariátegui,Ensayos impopularesamariategui@peru21.com

¡Es que el personaje es colosal, con esa pinta, esos pelos, ese acento y esas actitudes! Todo esto se complementó ayer con un muy buen libreto tragicómico que giraba en torno a la increíble compra de una mansión por parte de una octogenaria, amén de otras insólitas adquisiciones inmobiliarias que, debemos creer, fueron generosamente financiadas por un desinteresado magnate. Ni su compañero de elenco Toledo es tan gracioso como ella, aun cuando suelta sus "¡no le permito!", habla en mayestático, hace falsos silencios, se jacta de sus títulos académicos o miente tan sistemáticamente –con disparates y sin pestañear– sobre este caso, con ese tonito de voz engolado, aquel mismo con que pronuncia tan exageradamente cualquier anglicismo. ¡Qué par! ¡Qué poco dice de nuestro país que gente así de aventurera le haya gobernado y que, incluso, haya estado a punto de volver a ponerles en el poder! ¡Y qué poco dice de Mario Vargas Llosa que estos hayan sido sus engreídos políticos y que ahora calle absolutamente sobre este caso! Y ya el elenco Ollanta/Nadine debería dejarse de estar blindando un escándalo que clama al cielo.

PD: Invito a todos mañana miércoles, a las 6 p.m., en el CAL, al conversatorio 'El caso Aldo Mariátegui/Violación al Debido Proceso', donde el congresista Eguren, mi colega Ricardo Uceda y los abogados Enrique Ghersi y Aníbal Quiroga van a desmenuzar la reciente atrocidad procesal que el ínclito vocal supremo San Martín cometió contra mi persona.