notitle
notitle

Fernando Cillóniz,Al.Mercadofcilloniz@peru21.com

Casi todo el trazo de la futura doble vía de la carretera Panamericana está invadido. Muchos eriazos irrigables, también. Es evidente: en el primer caso se pretende una compensación por expropiación, y en el segundo, el agua de una futura irrigación. El hecho es que los proyectos demoran y cuestan más de lo necesario. Muchas tierras privadas también están invadidas, y detrás de ello hay todo un tinglado delincuencial muy poderoso que incluye a políticos, Policía, Poder Judicial, prensa, etc. El problema es muy grave. Yo soy de los que espera poco del Estado, pero en este caso, sin autoridad y justicia, no hay nada que hacer. ¿Acaso el Gobierno no sabe de esto? ¿Por qué no actúa como corresponde?