notitle
notitle

Nano Guerra García,Opina.21nano@somosempresa.com.pe

Hace algunos días estuve revisando el directorio de la excelente iniciativa de la marca Perú. En él se menciona cómo las empresas pueden usar este logo, y quiénes son embajadores de esta marca.

En la lista encontramos a las compañías auspiciadoras de la campaña y una relación de artistas, cantantes, bailarines, actores y chefs, pero ni un solo emprendedor empresarial.

Este olvido lo entendería en un listado hecho por académicos o promotores culturales que a veces olvidan –y otras veces simplemente no desean– reconocer el aporte de nuestros creadores de riqueza. Pero encontrarlo en una campaña hecha, entre otras cosas, para promover la inversión y con la animada participación de miles de empresas y emprendedores, es por decir lo menos, un olvido injustificable.

¿No fue acaso tan ejemplar don Octavio Mavila, recientemente fallecido, como la extraordinaria Damaris? ¿Es más embajador de lo peruano nuestro inigualable Juan Diego Flórez que Máximo San Román, con sus máquinas de panadería de igual calidad que cualquiera otra del mundo?

Lo que propongo es que ampliemos nuestra visión de lo admirable y de lo que debería ser digno de orgullo para todos los peruanos, y que incorporemos a los que generan progreso. Así seremos coherentes al apoyarnos en su esfuerzo, en sus recursos y en la fuerza de sus emprendimientos, sin los cuales muchas de estas campañas serían imposibles.