EN LA CALLE. Las familias afectadas lo perdieron todo y se vieron obligadas a dormir en carpas. (Andina)
EN LA CALLE. Las familias afectadas lo perdieron todo y se vieron obligadas a dormir en carpas. (Andina)

Un total de 148 viviendas destruidas, más de 400 damnificados y ocho vehículos quemados dejó ayer un voraz incendio en cuatro asentamientos humanos del Callao. El siniestro fue controlado después de casi cinco horas debido a la falta de agua.

Las llamas se propagaron por los asentamientos humanos 25 de Febrero, Nueva Esperanza, Nuevo Progreso y 1 de Julio, ubicados en el cruce de las avenidas Morales Duárez y Élmer Faucett.

Más de 10 pobladores sufrieron cuadros de asfixia, por lo que debieron ser llevados a los hospitales cercanos.

La intensa humareda se podía observar desde otros distritos de nuestra capital. Los bomberos tuvieron que movilizar 23 unidades.

El jefe departamental de los hombres de rojo, Mario Casaretto, informó que el fuego se propagó rápidamente debido a que las casas eran de madera y en ellas se almacenaba material de reciclaje.

Indicó que varias unidades demoraron en llegar por la gran congestión vehicular que se originó en la zona.

Por su parte, algunos vecinos denunciaron que el incendio habría sido causado por un grupo de recicladores que quemaban cobre.

Al cierre de la presente edición, Walter Mori, vicepresidente del Gobierno Regional del Callao, le entregó a Perú21 un balance de las consecuencias del siniestro.

El funcionario puntualizó que fueron 20 viviendas destruidas en 25 de Febrero, 63 en Nueva Esperanza, 41 en Nuevo Progreso y 24 en 1 de Julio.

SABÍA QUE

- El tránsito por las avenidas Faucett y Gambetta fue restringido. La congestión vehicular duró horas.

- Sedapal informó que a la zona de emergencia se envió 6 cisternas de agua.