SIGUE EN LA LUCHA. Ignacio Flores es el piloto peruano mejor ubicado en el Rally Dakar. (Luis Gonzáles)
SIGUE EN LA LUCHA. Ignacio Flores es el piloto peruano mejor ubicado en el Rally Dakar. (Luis Gonzáles)

AREQUIPA.– La rudeza del desierto sigue dándoles sorpresas a los participantes del Dakar 2013. Pero, pese a todo, dos integrantes de la 'Fuerza Inca' vienen dejando en alto el nombre del Perú. Uno de ellos es Ignacio Flores, quien ayer finalizó en el puesto 12 la cuarta etapa, entre Nasca y Arequipa, en la categoría cuatrimotos.

Esta fase, de 720 km, con un especial cronometrado de 290, era la más difícil de la prueba, con dunas gigantescas a más de 2,000 m de altitud y con descensos vertiginosos.

Flores finalizó la etapa en el puesto 12, con lo cual se ubica sexto en la general con un tiempo de 12h58m58s, a casi una hora del líder absoluto, el argentino Marcos Patronelli (11h21m26s), quien ayer volvió a ganar el especial.

Asimismo, Christian Málaga marcha décimo quinto en la general, mientras que Enrique Umbert está en el puesto 20.

En motos, el peruano mejor clasificado es Felipe Ríos, quien marcha en el puesto 31 de la general al finalizar la etapa de ayer en el lugar 35. Lo más saltante en esta categoría es que el francés Olivier Pain desplazó del primer lugar de la general a su compatriota Cyril Despres, campeón en 2012. Pain quedó segundo en la cuarta etapa, detrás del español Joan Barreda (cuarto en la general), mientras que Despres se ubicó 15°.

El qatarí Nasser Al-Attiyah ganó ayer su segunda etapa al hilo en autos y sigue segundo en la general, aunque sin poder desplazar al líder absoluto, el francés Stephane Peterhansel (9h4m29s), quien llegó tercero detrás de su compatriota Guerlain Chicherit. Los peruanos mejor ubicados en esta categoría son Diego Weber (25°) y Ramón Ferreyros (26°).

SABÍA QUE

- El Rally Dakar dejará el Perú hoy cuando se dispute la quinta etapa, entre Arequipa y la ciudad chilena de Arica.

- Eduardo Heinrich es el segundo peruano mejor ubicado en motos (50), seguido de C. Vellutino (104) y de J. Barrón (123).