Estudio. Universidad de Bradford analizó cabellos de momias. (USI)
Estudio. Universidad de Bradford analizó cabellos de momias. (USI)

LONDRES (Agencias).– Un análisis del cabello de unas momias de niños incas, que vivieron hace 500 años en el norte de Argentina, permitió demostrar que los menores consumieron alcohol y hojas de coca antes de ser sacrificados.

La investigación de la Universidad de Bradford (Reino Unido) determinó que los adolescentes pudieron ser sacrificados en una ceremonia llamada "capacocha", un ritual que se utilizaba para infundir miedo entre la población y que ayudaba al control de los mandatarios de un Imperio Inca en rápida expansión.

Los científicos sostienen que las hojas de coca –que liberan un estimulante suave cuando son masticadas– habrían ayudado a hacer frente a las consecuencias de la altitud, mientras que el alcohol –una bebida elaborada con maíz fermentado y conocida como chicha– habría ayudado a los menores a lidiar con el frío.

'LA DONCELLA DE HIELO'Una de las momias –halladas en 1999– tenía 13 años y fue bautizada como 'La Doncella de Hielo' porque murió de frío en los Andes, en donde fue abandonada como sacrificio.

SABÍA QUE

- Andrew Wilson, autor principal del estudio, dijo que es probable que una de las niñas sacrificadas fuera seleccionada 12 meses antes de su muerte.

- Los menores elegidos eran sometidos a rituales que implicaban consumo de alcohol y hojas de coca.