lo último

No más impunidad

"Por ahora, solo el caso del fundo Oquendo le ha pasado factura, pero el ex gobernador regional ha optado por evadir a la justicia, está prófugo".

Félix Moreno

"Hay traficantes de terrenos que me han denunciado y me están desgraciando la vida", sostuvo Félix Moreno en su alegato final. (Foto: USI)

Editorial Perú21
Editorial Perú21

En los últimos veinte años, Félix Moreno fue alcalde reelecto de Carmen de la Legua, burgomaestre provincial del Callao y gobernador regional en la misma jurisdicción por dos periodos. Pero fue también la autoridad pública que, entre investigaciones periodísticas y denuncias de detractores acuciosos, como el congresista Víctor Andrés García Belaunde, personificó a la corrupción en nuestro primer puerto.

Allí donde Walter Ríos, otrora presidente de la Corte Superior del Callao y ‘hermanito’ del hoy preso en España ex juez supremo César Hinostroza, ponía y sacaba magistrados a su antojo para proteger a la organización criminal Los Cuellos Blancos del Puerto, Moreno supo mantener en el tiempo una bien montada red de corrupción.

Todo, además, bajo el cobijo de una estructura partidaria como Chim Pum Callao, que tiene también, desde 2016, a su líder, Alex Kouri, tras las rejas por beneficiar a la empresa Convial en la construcción de la Vía Expresa del Callao y el cobro de peajes.

Félix Moreno le seguirá los pasos. El Primer Juzgado Penal de la Corte Superior de Justicia del Callao lo ha condenado a cinco años de prisión efectiva por la venta subvaluada del fundo Oquendo. Ese, sin embargo, podría ser el menor de sus males en mérito al rosario de investigaciones abiertas en su contra por lavado de activos, tráfico de influencias, peculado doloso, falsedad genérica, etc.

Uno de los casos más sólidos es el del proyecto de la Costa Verde tramo Callao, por cuya ejecución Félix Moreno habría recibido una coima de 4 millones de dólares de Odebrecht, según ha testificado el ex superintendente de la firma brasileña Ricardo Boleira al fiscal Germán Juárez en la sede de la Procuraduría General de Brasil.

A ese se suman otros expedientes, como el de la construcción de un spa en una instalación militar, el proyecto de la avenida Gambetta y la frustrada construcción de la nueva sede de Corpac.

En todos hay, de acuerdo con la Fiscalía, responsabilidad comprobada de Moreno. Por ahora, solo el caso del fundo Oquendo le ha pasado factura, pero el ex gobernador regional ha optado por evadir a la justicia, está prófugo, por lo que ya se han activado los mecanismos para dar con su paradero y capturarlo. La historia de Toledo e Hinostroza no puede repetirse.

Tags Relacionados:

Opina.21

Félix Moreno

lo último
Ir a portada