notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Sin embargo, en el Perú nada sorprende; estamos acostumbrados a los improvisados. Así hemos tenido el fallido desalojo de La Parada, el fracaso de las compras de franco, los patrulleros inteligentes almacenados y, ahora, la suspensión de los partidos del Descentralizado. Considerando que esta fecha del campeonato fue programada hace dos semanas, es inexplicable que la Policía recién se diera cuenta ayer de que había dos partidos importantes el mismo día. Parece que los generales a cargo ni siquiera leen los diarios. Al final, miles de aficionados fueron los perjudicados.

Lamentablemente, no solo en el sector Interior hay improvisados. El jueves pasado –exonerándolo de todo trámite y el mismo día que fue presentado– se aprobó en el Pleno un proyecto para postergar el retiro de los beneficios penitenciarios que reciben los involucrados en el asesinato de policías, lo cual pareció extraño.

En primer lugar, delatando su improvisación, la bancada proponente retiró sus firmas cuando leyeron lo que estaban planteando, pero en el acto parlamentarios oficialistas los reemplazaron. Evidentemente contaban con la complicidad del vocero del grupo original, quien fue destituido de inmediato. Mientras que la norma cuestionada no era improvisada. Al contrario, fue extensamente discutida por la Comisión de Justicia, por lo que sabían lo que estaban aprobando.

Más bien creemos que recién se dio cuenta algún improvisado en el Gobierno que la nueva legislación le cierra definitivamente la puerta al hermano del mandatario, preso por el asesinato de cuatro policías en el 'Andahuaylazo'. Ya sabemos, los asesinos pueden ser liberados siempre y cuando eso ayude al pobre Antauro.