notitle
notitle

Dr. Rodrigo Rondón, Opina.21Me ha llamado la atención el saber que en algunas casas de nuestra costa se crían iguanas. Se trata de un animal silvestre cuya vida corre peligro al sacarlo de su hábitat. Primero, porque no puede regular el calor. Ante el cambio de clima –más aún con el invierno–, este reptil sufrirá e, incluso, podría morir de frío. Hay a quienes se les ocurre abrigarla con una media. Eso no sirve pues no es como los mamíferos o las personas, que sí generamos calor. Cuando nos abrigamos con una prenda, impedimos que el calor del cuerpo se disperse y lo mantenemos. Una iguana, por más que la abriguemos, no sentirá calor (no hay forma de protegerla del frío arropándola). Necesita el calor del ambiente. Por eso vive en zonas cálidas.

Segundo, la alimentación que encuentra en su hábitat nunca tendrá comparación con el alimento que le dan quienes la mantienen encerrada en una casa. Lo más importante: no compres una iguana pues, inevitablemente, sufrirá.

El doctor Rodrigo Rondón atiende en la Clínica Veterinaria Rondón. Av. Pedro Venturo 104, Surco. Telfs: 448-6092 / 271-0373 / 271-5542