(USI)
(USI)

"El sentido del humor es un mecanismo que utilizamos para enfrentar el dolor", afirma la psicóloga clínica Desirée Castaman. Y es que el humor es un elemento clave para lograr momentos de bienestar. Por ejemplo, reír con frecuencia puede influir en el buen funcionamiento del sistema circulatorio y hasta ayuda a regular la glucosa en el organismo. Asimismo, la risa estimula la producción de endorfinas (la hormona del bienestar), por lo que resulta un método idóneo para vencer el estrés y la ansiedad.

Lo cierto es que la persona que desarrolla el sentido del humor puede manejar mejor sus emociones y hasta logra un buen funcionamiento del lóbulo frontal, lo cual implica un alto nivel del pensamiento abstracto. Asimismo, cultivar el humor hace que uno vea la realidad desde otros puntos de vista y hasta enriquece las habilidades sociales. Hasta el momento hemos hablado de las ventajas, pero… ¿puede el humor no ser saludable? "Existen personalidades con una marcada tendencia a enfrentar la vida minimizando problemas, ridiculizando emociones dolorosas y evadiendo situaciones dramáticas por medio de humor", apunta Castaman. Es decir, una cosa es endulzar la vida con un poco de humor y otra es negar la realidad. La idea es buscar el equilibrio.