Foto: Nancy Dueñas.
Foto: Nancy Dueñas.

Zelma Gálvez,Actriz cómicaAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

A Zelma Gálvez no le molesta el papel de chica fea que tiene en la televisión. Integrante de El cartel del humor (domingos, 8 p.m., ATV), este sábado, a las 4 p.m., estrena El colibrí mágico, obra infantil escrita por Gloria María Solari que se presenta en el Teatro Mario Vargas Llosa de la Biblioteca Nacional (Av. de la Poesía 160, San Borja). Entradas: Teleticket.

¿Quién es más bella: Delly Madrid o tú?(Ríe) Delly es linda, pero siento que mi techo, como actriz, es otro. Ella ha nacido para lucir su belleza, para demostrar que es hermosa por dentro y por fuera.

¿Te gusta verte en pantalla?(Ríe). Me gusta. Ya pasó aquella etapa donde me miraba mucho y veía los defectos que pudiera tener. Nunca me gustó cómo me veía en televisión, nunca me gusté; pero todo eso ya quedó atrás. Hoy me acepto, me divierto, me siento bien y he desterrado esas ganas por verme 'presentable' para darle más peso a mi trabajo como actriz. Hoy mi bandera es el no maltrato a la mujer…

Pero en El cartel del humor te maltratan…Yo me divierto mucho, sobre todo en el sketch 'La escuelita', donde me estrellan contra la pared (ríe). Yo misma me asombro de cómo me he dejado caer de paredes de más de 15 metros de altura, de haberme tirado al mar desde un barco; pero todo esto lo veo como retos cumplidos, como una actriz que ha sido útil para su director.

Eres muy gestual…Yo me miro al espejo y busco los gestos que impliquen alguna emoción. Pero, en el fondo, quien está allí es la Zelma niña. Hoy a las personas como yo les dicen bipolar. Yo era una niña que cambiaba de estado de ánimo de forma muy rápida: de pronto estaba llorando, daba la vuelta y ya estaba riéndome, y en la siguiente vuelta ya estaba peleando… a mi madre la tenía loca. Era bastante intensa.

De alguna manera eso te ayudó a ser actriz…Esto de la actuación me vino a los 21 años. De niña era muy antipática: si llegaba alguien a casa, agarraba mi sillita, me ponía en medio de la sala y le decía "¿qué te canto, qué te recito?", y hasta que no terminaba mi show mi madre no podía empezar su reunión. Sin embargo, en el colegio no me veía como actriz, recién me pasó esto en la universidad, en San Marcos.

Ya que hablaste del colegio, ¿te hicieron bullying?No, porque no me hacía notar: no era ni líder ni popular. En el colegio tuve grandes problemas de autoestima, sobre todo en cuarto y quinto de secundaria. Estudié, con un gran sacrificio económico de mis padres, dos profesores con nueve hijos, en un colegio particular. Todos mis compañeros tenían una situación económica mejor que la mía, esto hizo que casi no tuviera roce social porque no me juntaba con ellos, pues muchas veces no tenía la ropa adecuada. Viví siempre acomplejada, el glamour social no existió para mí.

Tu historia es dura pero, lamentablemente, común…Te cuento algo que nunca he contado: Cuando tenía 15 años fui a una fiesta, donde bailé con un chico, algo extraño porque, te lo confieso, yo no tuve vínculo alguno con ningún chico sino hasta los 23 años. Bueno, al día siguiente le pregunté a mi amiga qué había dicho el chico sobre mí: "Dice que hasta su empleada se viste mejor que tú", fue su respuesta. Te imaginas lo duro que fue eso para mí. Y todas estas taras las he ido superando gracias al teatro. Hoy lo único que me molesta es que no encuentra ninguna talla de ropa para mi cintura (risas).

Y cuando en los diarios se te dice 'fea', ¿qué piensas?Lo tomo como una expresión que va dirigida hacia mi personaje televisivo, no hacia Zelma Gálvez. Hoy me gusto, me vacila verme en la TV. He aprendido a quererme, a engreírme, a promocionarme, a sacarme partido.

¿Tu faceta de empresaria también ha sido una manera de cobrarte una revancha?Mi revancha no es social, es familiar, y consistió en demostrarle a mi familia que la sexta de sus hijos, de quien alguna vez olvidaron su cumpleaños, a quien no valoraron ni individualizaron, por quien no daban un sol, supo salir adelante, acabar la universidad –estudié Administración en San Marcos– y formar su empresa. Desde entonces, soy mi jefa.

Allí decidiste ser actriz…Me pagué sola la carrera, aunque mi familia me dijera que era una más de mis payasadas: yo era la vergüenza familiar. Cuando puse mi oficina, que fue un año antes de entrar a la televisión, recién me gané el respeto de mi familia. A los 29 años entré a la televisión. Fui Actriz Revelación, y dos años seguidos Mejor Actriz Cómica.

En la televisión te fue mejor que en el colegio…También me costó, yo no era la niña de la novela… además empecé muy tarde, y soy un tanto aniñada; me siento aún una adolescente y me desubico a pesar de mis 53 años.

¿Cómo te ha ido en el amor?Gracias a Dios, he sido correspondida. Soy de relaciones largas y, excepto mi último ex, nunca me sacaron la vuelta.

AUTOFICHA

- Soy actriz desde los 21 años. El 80% de mis ingresos provienen de mi empresa, tengo una productora de eventos. El 20% restante viene del teatro y la televisión.

- Soy representante de artistas, los contrato para mis eventos. He trabajado con Carlos Alcántara, Carlos Galdós, Carlos Álvarez, etcétera.

- Soy hiperactiva, una hormiguita, una trabajólica; me siento mal cuando llego a mi casa y no estoy arrastrándome. Si tengo tiempo libre siento remordimientos.