notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Con ello, todos los peruanos presenciamos otro episodio más de 'otoronguismo', que, posiblemente, deba más a la esperanza de reciprocidad que tiene el actual oficialismo para cuando sean ellos los cuestionados antes que a un espíritu de cuerpo parlamentario. Después se sorprenden los políticos por el masivo rechazo que reciben de los ciudadanos.

En todo caso, el tema no desaparecerá y continuará no solo ocupando las portadas de los diarios sino que, además, al haberse el Congreso automarginado, ahora existe un mayor incentivo e interés en los fiscales que lo están investigando, en ambos países, para tratar de encontrarle algo.

Por otro lado, el asunto se le está complicando. Ya no es solo las dos propiedades que compraron en Lima sino también tenemos el embargo de millones de dólares sobre cuyo origen nadie ha intentado, hasta ahora, siquiera explicarlo. Más aun, de un modo bien poco solidario, el expresidente simplemente ha dicho que no tiene idea de los negocios en los que estaría participando su suegra de 86 años.

Sin embargo, Toledo habría estado más involucrado en la operación que lo que él inicialmente había declarado. De acuerdo a la última revelación, él habría presenciado la constitución de la empresa en San José. Mientras que el encargado de brindarle seguridad ha viajado varias veces a esa ciudad y es quien acompaña a su suegra a todos lados. Incluso este último sería uno de los accionistas que figuraría en un par de las compañías que se han creado.

Al final, el asunto se está enturbiando y que el Congreso se haya hecho a un lado para intentar blindar al ex mandatario, en la práctica, lo terminará perjudicando.