(AFP)
(AFP)

Decidida a llamar la atención, la cantante barbadense Rihanna sorprendió la noche del viernes a miles de personas al subir a un admirador suyo al escenario y brindarle un show cargado de erotismo durante un concierto en Amberes (Bélgica).

El fan quedó boquiabierto cuando Rihanna lo escogió, pero quedó peor cuando la curvilínea artista –vestida con un sensual corsé de cuero– se sentó en su regazo y comenzó a hacerle un baile erótico. También tomó la mano del joven y la pasó por todo su cuerpo.

Como se sabe, la cantante ha demostrado –en varias ocasiones– su gusto por el baile erótico y por los clubes de striptease, y quiso poner en práctica todo lo que ha visto. Con anterioridad, la controvertida artista visitó el club de King of Diamonds, situado en la ciudad de Miami, para observar algunos pasos de las bailarinas. Durante la velada, Rihanna gastó alrededor de US$8,000 en alcohol y propinas.

En cuanto a su vida sentimental, la intérprete no se ha sentido bien últimamente debido a que Chris Brown rompió con ella por su carácter inestable.