notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21fmaestre@peru21.com

Esta es una figura social bastante común, pues se trata de personas casadas que –como resultado de una aventura o vinculo extramatrimonial– han visto llegar a la luz del día a un bebe. Frente a este problema se presentan más de una crisis, la primera es la que se define dentro del matrimonio: ¿nos divorciamos? o ¿te perdono? Muchas veces el nacimiento de un hijo en esas circunstancias lleva a la ruptura de la pareja y en otras se opta por un perdón, lo que hace que aparezcan cambios que vamos a revisar. Uno de ellos es que el bebé recién nacido tiene que tener un padre, quien lo debe visitar, amar, educar y mantener. Sin embargo, esta situación puede traer problemas con la esposa puesto que presa de celos lo que querrá es que el marido no visite nunca más a esa mujer. Por ello, el perdonar la infidelidad no basta. Hay que arreglar el problema de las visitas y el único modo al que se puede recurrir es que si el padre visita al bebé lo haga acompañado de una nana que actúe como garante de que el encuentro será estrictamente con el hijo. De esta manera, los celos de la esposa no se harán presentes en la relación.

TAGS RELACIONADOS