notitle
notitle

Adolfo Guevara,Opina.21aguevara@peru21.com

Es el hueco en el diafragma que permite el paso del tubo digestivo del tórax al abdomen. Lo forma el pilar interno derecho. Por ese orifico pasa el esófago. Hay una porción del esófago –de 3 a 4 cm– que es intraabdominal. La génesis de una hernia del hiato se debe a varios factores, el principal es la existencia de un esófago corto, lo que hace que se debiliten una serie de estructuras de fijación en el esófago distal. A esto se suma una falta de fuerza del músculo del hiato, lo que permite una hernia y que parte del estómago se deslice al tórax. Lo curioso es que solo el 50% de pacientes tiene síntomas. Los que resaltan son los síntomas propios del tubo digestivo, como el reflujo gastroesofágico, lo que condiciona pirosis (ardor retro esternal). En casos severos existe la sensación de tener los jugos digestivos en la boca con solo eructar, pues el mecanismo antireflujo está malogrado. Se pueden presentar síntomas extradigestivos, como dolor precordial, que simulan cuadros de infarto cardiaco. En ocasiones, la constante irritación del reflujo puede formar el esófago de Barret, condición precancerosa.