Copa América

Nos hemos equivocado con la ropa de invierno

El invierno de Lima (que ya se acaba) se caracteriza por la saturación de agua en el aire.

notitle

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Abraham Levy,Opina.21alevy@ambiand.com

El invierno de Lima (que ya se acaba) se caracteriza por la saturación de agua en el aire. Es decir, el aire se llena de agua, en pequeñísimas partículas suspendidas, hasta que ya no puede soportar más su contenido, y produce, en esos casos, la fina garúa. La humedad es la fuente de la sensación de frío.Pero, si estamos a 14° o 15° en plena garúa, ¿por qué tenemos frío aun estando abrigados?

La razón es muchas veces la ropa.

La ropa está pensada para compensar las variaciones de temperatura del aire: delgada para el verano y gruesa para el invierno.

La ropa no está pensada, generalmente, para compensar las variaciones de humedad de Lima.

Los limeños, sostengo, no tenemos en cuenta ello. Nos vestimos con chompas o abrigos gruesos pero porosos que dejan pasar la humedad del aire.

Nos pasa, inclusive, en nuestras camas con las frazadas que permiten que las sabanas sigan frías, no obstante la cobertura.

Una casaca o un pantalón de nylon o fibra sintética pueden aislar la humedad en el exterior más eficientemente que una prenda de lana que –en forma de un abrigo o una chompa– sí deja pasar la humedad hacia el interior. Esto es algo para tener en cuenta cuando compre una prenda para el próximo invierno.

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada