‘Ya no hay lealtad ideológica’
‘Ya no hay lealtad ideológica’

El golpe es muy importante. No solo han descabezado el comando militar de la banda armada de los hermanos Quispe Palomino, sino también, y en especial, la liderada por 'Alipio', que fue un mando que conocía el terreno al detalle y tenía ascendencia sobre su tropa. Además, se ha demostrado que la estrategia militar de hace cinco años –de tomar el control territorial para impedir sus desplazamientos– era equivocada.

Antes los militares estaban a la defensiva. Cuando golpeaban no encontraban nada, pero ahora han conquistado la iniciativa porque priorizaron el trabajo de Inteligencia.

Esta operación también demuestra que ya no existe una lealtad ideológica con los hermanos Quispe Palomino, pues fueron traicionados por su propia gente a cambio de dinero. Sin embargo, este operativo no es un golpe de exterminio, como ocurriera con la captura de Abimael Guzmán, quien era el jefe de Sendero Luminoso.