(Rafael Cornejo)
(Rafael Cornejo)

Yehude Simon,CongresistaDAVID TOLENTINOdtolentino@peru21.com

Ha sido el único congresista que se ha atrevido, aunque tardíamente, a desnudar las intimidades en el Legislativo. Sin embargo, Simon todavía cree que se puede hacer algo para recobrar la dignidad y la transparencia.

¿Cree que su colega Michel Urtecho es un chivo expiatorio?Creo que Urtecho no es ningún chivo expiatorio. Urtecho, lamentablemente –y digo lamentablemente porque siempre me pareció una buena persona– cometió un error que ahora le está costando y los propios congresistas de su partido reconocen eso, pero lo reitero, ¿no lo sabían antes?

Y con ello otra vez ponen al Congreso en el ojo de la tormenta…Como bien dices, nuevamente, pero esto no es de ahora. Esto viene de 30 a 40 años atrás, todo el tiempo es lo mismo. Lo que pasa es que como vivimos el día a día lo que estamos pasando hoy día es lo peor, pero esto se viene soportando desde hace muchos años.

¿Hasta cuándo?Primero, hasta que terminemos con este artículo de la Constitución que le da inmunidad al parlamentario. Ahora estamos en tiempos nuevos donde la clase política en su conjunto es puesta ante los ojos de la opinión pública como lo peor que pueda haber. Ahora, ¿cómo se transforma eso? Reitero, sin inmunidad parlamentaria, que termina siendo impunidad.

Miras al Congreso y se habla del 'comeoro', de la 'robacable', del 'comepollo', del 'mataperro', del 'plancha camisa', ¿hasta dónde podemos llegar?Creo que ya estamos casi tocando fondo, esperemos que sea el fondo. Hay que reflexionar, pero yo creo que no solamente tienen que reflexionar los congresistas. Tiene que reflexionar todo el mundo, porque este problema que está viviendo el Congreso se repite en los gobiernos regionales, en los gobiernos locales. Pero, claro, hoy día la piñata es el Congreso.

Por el caso Urtecho hay un entredicho entre usted y el expresidente del Congreso Daniel Abugattás. ¿Recuerda en qué circunstancia le advirtió sobre las irregularidades que hoy conocemos?Lamento que Daniel haya respondido así, mis palabras no buscaban inculparlo a él. Lo que decía era avisarle de una situación que se había presentado en mi despacho. Lo recuerdo perfectamente, se había presentado esta situación y él reaccionó con esa frase: 'con esto se friega el Congreso'…

Pero, ¿dónde se lo dijo, fue en su oficina, en el comedor, en la mesa directiva…?Era en el momento en que estaba dirigiendo una sesión del Congreso, tuve la oportunidad de conversar con él.

¿Se acercó a la mesa directiva?Yo estaba en la mesa directiva con él y le dije: 'Oye, por si acaso hay esta situación'…

¿Y cuál fue la reacción del señor Abugattás?Bueno, me dijo que con esto se friega el Congreso y que presente las pruebas. Un medio de comunicación tenía toda la información y la estaba preparando, pero luego la guardaron y los trabajadores se asustaron. La pita siempre se rompe por el lado más débil. Entonces, la respuesta dada por Daniel es exagerada.

¿Y Yehude Simon por qué no hizo la denuncia?¿Por qué? Porque si tú no tienes el apoyo es difícil. Los trabajadores tuvieron confianza conmigo pero no había el apoyo de otros congresistas. Tienes que tener el apoyo para poder asumir. Si eres ejecutivo lo puedes asumir, pero si eres congresista, ¿cómo lo haces? Es difícil.

Y, mientras tanto, se hicieron de la vista gorda…Mientras tanto, todo el mundo me decía: 'las pruebas, las pruebas'… lo reitero, siempre la pita se rompe por el lado más débil.

Y reforzaron la tesis de que otorongo no come otorongo…Lo que reforzaron es: '¿por qué nos vamos a meter en pleitos?', porque por allí de 130 congresistas hay cuatro, cinco o seis, que podrían estar haciendo lo mismo, digo que podrían estar haciendo lo mismo. Y además, el caso Anaya fue la injusticia, todos…

¿Se equivocaron acaso?A Anaya lo condenaron a cinco años por una factura falsificada, pero inmediatamente todos escondieron la rendición de cuentas y le estoy hablando del periodo anterior. Entonces todos fueron limpios, todos fueron perfectos y solo Anaya cometió ese error. Y la respuesta fue: 'ya no hay que rendir cuentas'… Este es un problema que lo venimos arrastrando desde muchos años atrás.

¿Hay mucha complicidad entre sus colegas?Yo digo que hay mucha indiferencia: 'mientras no me toquen a mí no pasa nada'.En los sondeos es amplia la desaprobación del Congreso.Sí, no solamente es el Congreso, también es el Poder Judicial, el Ministerio Público, y dicen la clase política porque todos han atravesado por una inmoralidad que tiene que ver con la industria del crimen, con el narcotráfico, etc.

¿Es competencia del Congreso regalar sillas de ruedas, operaciones de cataratas, realizar ferias itinerantes?Eso debería ser competencia del Ejecutivo, pero el Congreso tampoco puede estar ajeno, desde la participación ciudadana, de este tipo de tareas que hacen que el congresista esté cerca de la gente. Cuando fui presidente del Consejo de Ministros organicé lo que se llamó el Módulo Perú y en el Congreso también lo instituimos y allí participaba el congresista, el alcalde, el presidente regional, es decir, la clase política, el Estado cerca del ciudadano. Y eso no es malo, es malo cuando no se hacen bien las cosas, cuando se hacen para aprovechamiento.

El Módulo Perú no generaba, acaso, un egreso extra al Congreso?Fíjate que no porque allí participaba la empresa privada, participaban los ministros que, como lo reitero, llevaban el Estado a la ciudadanía… Si tú ves cuánto se gastó, es ridículo lo que se gastó porque tuvo un resultado beneficioso para la población.

¿Y el Programa Gestores que se tenía previsto poner en marcha en la gestión de Abugattás?Finalmente ese programa nunca fue realidad, nunca se puso en marcha.

Se truncó porque el periodismo hizo denuncias, ¿no?Bueno pues, para eso es bueno el periodismo. Cuando el periodismo es capaz de visionar y es capaz de hacer las críticas en positivo y el político es capaz de tomar esas críticas estamos bien, pero no hubo ningún acto de inmoralidad allí.

¿Conoce o sabe actualmente de otros casos como el de Urtecho?No, no conozco ningún caso, honestamente no lo conozco.

¿Siente que por decir la verdad nadie lo quiere en el Congreso?No sé si nadie me quiere en el Congreso, pero por decir muchas veces la verdad a veces es complicado. Me acuerdo que cuando fui primer ministro (en el gobierno del Apra) y dije un par de verdades casi me cuelgan. En nuestro país para ser político hay que acostumbrarnos a mentir y eso no va conmigo.

¿Hay mucha hipocresía en el Congreso?Hay mucho cálculo, pero el cálculo termina siendo una suerte de hipocresía escondida.

AUTOFICHA

- Médico veterinario y sociólogo, Simon fundó el Partido Humanista en junio de 2002. Con este movimiento regional aspira a participar en las elegiones regionales de 2014 y en las presidenciales del año 2016.

- Fue diputado por Izquierda Unida en el periodo 1985-1990, presidente de la Región Lambayeque en dos periodos y primer ministro en la segunda gestión aprista durante 11 meses.

- Simon fue denunciado por vínculos por el terrorismo y purgó condena de ocho años y 10 meses en el penal Castro Castro. Recobró su libertad el 3 de diciembre de 2002 durante el gobierno de Valentín Paniagua.