NO RESISTIERON. Piloto se aferró a globo aerostático, mientras que Aldo sufrió crisis de nervios. (Difusión)
NO RESISTIERON. Piloto se aferró a globo aerostático, mientras que Aldo sufrió crisis de nervios. (Difusión)

Luego de dos días de intensa búsqueda por mar, tierra y aire, ayer fueron encontrados los restos sin vida de las dos personas desaparecidas el domingo último tras la caída de un globo aerostático en el mar de Cañete. Se trata del piloto de la aeronave, Juan Carlos Fernández Moncada (42), y del diseñador gráfico Aldo Torres del Pino (26), cuyos cuerpos aparecieron en la playa Cerro Azul.

A las 5:30 de la madrugada se confirmó el hallazgo del piloto a la altura del kilómetro 131 de la Panamericana Sur, a casi 30 kilómetros –al sur– de donde ocurrió el accidente.

El infortunado, quien deja a una niña en la orfandad, era natural de Huaraz y amante de los vuelos, por lo que trabajaba en la empresa de su hermano Luis Miguel, Globos Perú SAC.

Según la necropsia, murió a causa de un edema pulmonar por ahogamiento. Horas más tarde, aproximadamente a las 7:15 de la noche, Aldo Torres fue encontrado flotando a dos kilómetros de distancia de donde se halló al piloto (kilómetro 129 de la Panamericana Sur).

El joven diseñador fue ubicado a unos 50 metros mar adentro. Estaba desnudo, según contaron los agentes que lo hallaron. Minutos más tarde, Sergio Torres reconoció a su hijo en medio de dramáticas escenas de dolor.

Se supo que el también publicista sabía nadar. Sin embargo, sufrió un shock nervioso en medio del mar y la corriente se lo llevó.

"Le decíamos que era un ganador y que era nuestro héroe, pero se empezó a derrotar y gritaba ayúdenme… El mar se lo llevaba", narró Melissa Contreras, una de las cinco sobrevivientes. Los restos de ambos fueron trasladados a Lima.

DRAMÁTICO TESTIMONIO¿Cómo ocurrió la desgracia? Las hermanas Lissette (28) y Melissa Contreras detallaron que contrataron un paquete turístico, a través de la web GROUPON, que incluía no solo un paseo aéreo por la costa, sino también por la playa Totoritas, en el kilómetro 85.

Así, se embarcaron en el globo la mañana del domingo, pese a que había una densa neblina. "De pronto, el piloto dijo: 'Se acaba el gas, no hay gas'. La señora casada (Katiuska Quezada) le dijo: '¿Es una broma, verdad?' Y el señor le dijo: 'No, nos estamos cayendo. En cuestión de segundos impactamos en el agua", narró Melissa.

El artefacto cayó al mar de la playa Quilmana, en Sarapampa, en el km 101. Fernández –quien no sabía nadar– dijo que permanecería en la canastilla del globo "pues él, como piloto, iba a quedarse en la embarcación hasta el final". Una hora después, a las 11 a.m., las jóvenes vieron pasar su cuerpo sin vida.

CÁRCEL PARA CULPABLESLa Procuraduría del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) denunció a Globos Perú SAC ante la Fiscalía de Mala por homicidio simple.

Según el penalista Luis Lamas Puccio, el gerente de esta empresa, Luis Fernández, podría recibir por este delito una pena de entre seis y 20 años de cárcel.

En tanto, las autoridades de la Dirección General de Aeronáutica Civil del MTC podrían ser denunciadas por incumplimiento de funciones ante la falta de fiscalización. La pena es de dos años.

SABÍA QUE

- El Hospital Naval dio de alta a Lissette y Melissa Contreras. Hoy saldrían Katiuska Quezada, Francesca Maldonado y Milagros Burga.

- Los restos del piloto Juan Carlos Fernández son velados por sus familiares y amigos en el CAFAE, en Santa Beatriz