notitle
notitle

Eduardo Ferreyros,Al.MercadoContralores, fiscales, jueces, policías, militares, congresistas y ministros, son todos funcionarios públicos a los que pagamos para defender el Estado y garantizarnos un país viable. En sus narices vemos lo que hoy pasa y nadie se sorprende. Hay presidentes regionales presos vinculados a mafias. ¿Cuánto dinero nos cuesta a los contribuyentes mantener todo ese aparato de funcionarios que dan la impresión de estar más preocupados en no parecer culpables que en solucionar el problema? ¿Cómo es posible que haya sucedido esto?, ¿Cómo se solucionará?, nos preguntamos y no tenemos respuestas. Lo que sí queda confirmado es que no se trataba de una percepción cuando las encuestas mostraban que las amenazas que siente la población eran reales. El Ejecutivo y el Congreso deben reformar el proceso de descentralización, que a todas luces es imperfecto. Es el momento de hacerlo.