ASESINOS. Julio Santana y su cómplice confesaron crimen ante cúmulo de pruebas en su contra. (David Vexelman)
ASESINOS. Julio Santana y su cómplice confesaron crimen ante cúmulo de pruebas en su contra. (David Vexelman)

Los dos asesinos de la hija de un policía fueron detenidos cuando se disponían a fugar al interior del país con documentos falsificados, los que habían obtenido en el jirón Azángaro.

De acuerdo con las autoridades, estos sujetos –entre ellos, un adolescente– serían autores de otras tres violaciones ocurridas en el 2012 en Carabayllo.

Se trata de Julio César Santana Alarcón, de 22 años, 'Tulo', y el menor J.L.P.F., de 16. Ambos contaron detalladamente la forma en que abordaron, asesinaron y ultrajaron cruelmente a la estudiante de contabilidad Fiorella Gonzales Vilca, de 22 años.

LOS HECHOSSegún declaró 'Tulo' a los detectives de la Divincri de Carabayllo, la víctima subió a la mototaxi que manejaba su cómplice en el kilómetro 24 de la Av. Túpac Amaru, sin percatarse de que el primero estaba oculto en la parte posterior de la unidad.

Apenas avanzaron unos metros, 'Tulo' la cogió del cuello con un brazo mientras J.L.P.F. se desvió de su ruta.

En cuestión de minutos llegaron al río Chillón, donde despojaron a la muchacha de su bolsa. Luego, ambos abusaron sexualmente de Gonzales Vilca.

Al sentirse reconocidos por la víctima, los agresores la asesinaron dándole varios golpes en la cabeza con una enorme piedra. Posteriormente, arrojaron el cuerpo al agua, según informó el general César Cortijo, jefe de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri).

Los detenidos serán denunciados por los delitos de secuestro, robo agravado, violación seguida de muerte y tráfico ilícito de drogas.

En poder del adolescente se encontró el celular de la fallecida, quien estaba utilizando el aparato luego de sacarle a este el chip.

TENGA EN CUENTA

- Los padres de Fiorella Gonzales pidieron cadena perpetua para los asesinos de su hija.

- El cuerpo de la joven fue encontrado la mañana del sábado 20 de abril.

- En la escena del crimen, los detectives hallaron la piedra que usaron los criminales para matar a la estudiante.

- Antes de la captura de los homicidas, los agentes ubicaron la mototaxi.