notitle
notitle

Muchos creen que el fortalecimiento del dólar estadounidense se debe a que su economía está creciendo bastante más que el resto del mundo. No es totalmente cierto. China e India van a tener tasas de crecimiento por encima del 7% anual. Yo creo, más bien, que EE.UU. ha permitido, casi irresponsablemente, un fortalecimiento temporal de su dólar para financiar sus necesidades de deuda pública. Pero, en poco tiempo, ello jugará en contra de su crecimiento porque hará sus bienes y servicios muy caros, globalmente hablando. Veamos algunas cotizaciones: hoy el euro se cotiza a US$1.047, lo más bajo de los últimos 12 años. Se requieren 121.37 yenes para comprar un dólar estadounidense cuando hace pocos años se necesitaba menos de 90. Con 1.28 dólares canadienses se obtiene US$1, contra la casi paridad de pocos años atrás. Hasta en América Latina, las cotizaciones sorprenden: para un dólar se necesitan 15.48 pesos mexicanos, 2,648 pesos colombianos o 3.25 reales brasileños. De otro lado, muchos países están bajando sus tasas de interés, justo para que sus monedas se sigan depreciando. ¿No es acaso esto una guerra de monedas?

Luis Felipe Arizmendifelipearizmendi@gmail.com