La violencia no cesa en Siria. (Reuters)
La violencia no cesa en Siria. (Reuters)

DAMASCO (AFP).– La fecha límite para evacuar las armas químicas más peligrosas de Siria expiró ayer, proceso que se retrasó como consecuencia de la guerra interna, que provocó más de 130,000 muertos en casi tres años.

Este conflicto se cobró al menos diez víctimas más ayer en Alepo (norte), a causa de disparos de obús.

Por su parte, el gobierno de Bashar al Assad señaló que las invitaciones para la conferencia de paz prevista en Ginebra, en enero, no han sido enviadas por "culpa" de la oposición, que no designó una delegación.

Dos barcos militares, una fragata noruega y un navío danés, que debían escoltar al arsenal químico sirio hacia Italia para ser destruido en el mar, fueron llamados desde Chipre, a causa del retraso en este proceso.

La ONU y la Organización para la prohibición de las armas químicas, encargadas de destruir dicho arsenal, habían anunciado que el plazo del 31 de diciembre no se cumpliría.