FIGURA. Irven Ávila estuvo en una noche inspirada. El ‘Cholito’ marcó los tantos de los celestes. (AP)
FIGURA. Irven Ávila estuvo en una noche inspirada. El ‘Cholito’ marcó los tantos de los celestes. (AP)

Asunción.– Le quitaron el caramelo de la boca. Le arrancharon el vaso cuando ya estaba disfrutando de una cerveza heladita. Sporting Cristal ganaba ayer 2-0 a Libertad en el estadio Nicolás Leoz, pero se dejó empatar en los últimos minutos y debe conformarse con un puntito de visita que igual le sirve para mantener las esperanzas en el Grupo 2 de la Copa Libertadores de América.

Los del Rímac se presentaron en Paraguay con un planteamiento ofensivo, con tres delanteros (Ávila, Ross y Rengifo) y con Jorge Cazulo como casi exclusivo hombre de marca, poco apoyado por Lobatón y Calcaterra. En los primeros minutos, el campeón peruano no vio la pelota. La primera señal de alerta llegó a los 6', cuando el volante guaraní Miguel Samudio anotó en el arco de Diego Penny, pero el árbitro colombiano José Buitrago marcó posición adelantada.

El equipo de Roberto Mosquera resistió como pudo los embates 'gumarelos' y sacó provecho a su primer contragolpe cuando, a los 24', 'Lalo' Uribe combinó por derecha con Irven Ávila para que el ex 'jotita' abriera el marcador con una elegante definición.

El local siguió presionando y encontró un dudoso penal a los 39' por una supuesta falta de Jesús Álvarez contra Jorge Moreira. Pero Sergio Aquino estrelló su remate en el poste derecho de Diego Penny.

LO TUVO EN LAS MANOSLa segunda parte pareció un calco de la primera y, tras dos salvadas de Penny, nuevamente Cristal mató en el contragolpe a los 65'. Ávila, como en el primer gol, inició la jugada y la terminó después de recibir el servicio de Junior Ross.

Los rimenses tenían los tres puntos en el bolsillo, pero la historia sería otra. Los liberteños, malheridos en su orgullo, se fueron al ataque con todo y obtuvieron su premio a los 68' a través de Benítez. El segundo tanto del local llegó a los 87' por medio de Núñez, con un remate dentro del área tras una sucesión de cabezazos.

El punto logrado de visita sirve, pero queda la sensación de que Sporting Cristal se fue con las manos casi vacías por un triunfo que pudo ser y no se dio. Sin embargo, el fútbol da revanchas y el martes tendrá una nueva chance ante el Libertad, aunque en casa. Ojalá que, esta vez, los tres puntos sean celestes.