La ruta del triunfo. Yordy Reyna le ganó a la defensa brasileña y dejó mal parado al golero Luis Gustavo. (Leonardo Fernández)
La ruta del triunfo. Yordy Reyna le ganó a la defensa brasileña y dejó mal parado al golero Luis Gustavo. (Leonardo Fernández)

JOSÉ LARA LA ROSAEnviado especial a San Juan

Ya tengo qué contarles a mis nietos. Ya tengo qué decirles cuando los siente en mis rodillas. Les hablaré de este día imborrable en que le ganamos 2-0 a Brasil para clasificar al hexagonal final del Sudamericano Sub 20. De la noche en que tumbamos al favorito en un partido de descarte.

Ocurre que Perú se guardó lo mejor para el lance crucial. Cuando todo parecía cuesta arriba, aprendió de sus errores y trabajó a pulso su mejor cara: la del atrevimiento y la fe.

Así que vi a Yordy Reyna ensayar un baile, a Benavente regalar clase, a Flores, Hinostroza y Deza 'pintar' la cancha con amagues. A todos concentraditos para olvidarse de dos 'goles cantados' que no convirtieron Edwin Gómez (9') y Edison Flores (14') en el arranque. Pero apartamos los fantasmas a la tercera, cuando Chávez lanzó un pelotazo y Reyna metió el derechazo para el 1-0. ¿Y Brasil? Ahogado y desbordado. Por eso, Benavente y Flores la tuvieron en una doble ocasión (60'). Por eso nadie aflojó hasta dar la estocada. Esa del 'Orejón' después de que el poste devolviera un lujo de Deza. Ya tengo qué contarles a mis nietos. Y seguro habrá más…