Juan Stoessel
Juan Stoessel

El 2018 se despidió con una buena noticia para el turismo: se concluyó el circuito que une el valle del Colca con el Valle de los Volcanes, en Arequipa. Esta infraestructura traerá un merecido desarrollo a esta zona poca visitada; a la vez que se sigue enriqueciendo nuestro producto turístico. El lugar es único, así que entre sus propósitos para el nuevo año, incluyan ir a visitarlo.

Resulta importante destacar esta noticia porque ilustra un concepto muy potente: el circuito turístico, que consiste en interconectar diferentes lugares, de modo que el viajero pueda seguir rutas que le permitan recorrer mayor número de atractivos, sacándoles el mayor provecho a sus días de viaje. Lo que se busca es no repetir el mismo trayecto ida y vuelta. ¿Quién quiere regresar por los sitios que ya conoció días antes, cuando se puede volver por nuevos lugares? Así se optimiza el tiempo. Los días de vacaciones son siempre escasos y con circuitos podemos conocer más en menor tiempo. Sin mencionar que son muy eficaces para canalizar tráfico hacia atractivos que de otra manera serían poco concurridos. La clave para un buen trabajo con circuitos turísticos es infraestructura: carreteras asfaltadas, de doble calzada donde el flujo lo amerite, y mejoramiento de aeropuertos.

Contamos con dos grandes circuitos: la Ruta Moche (norte) y el circuito turístico del sur. Culminado el tramo Colca-Valle de los Volcanes, al sur, el próximo gran reto es extender la Ruta Moche en dos ejes. Trujillo-Cajamarca-Leymebamba-Chachapoyas-Chiclayo y conectar las playas del norte hasta Tumbes.

El potencial es enorme. Ya hemos arrancado 2019 con el pie derecho, no perdamos el paso y trabajemos. ¡Tenemos todo un año para seguir creciendo!

Tags Relacionados:

Turismo

Ir a portada