notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Así tenemos que uno puede estar en desacuerdo con un medio o alguien nos puede causar rechazo con su opinión o comentario. Pero contamos con toda la libertad del mundo para cambiarlo con el control remoto, apretando un botón, u optando en el kiosco por comprar otro diario.

En realidad, la libertad de prensa que hoy damos por descontada en el Perú no la disfrutan otros países no muy lejanos. Basta ver a Ecuador, a Venezuela, a Argentina, donde los medios son acosados por gobernantes que únicamente están pensando en mantenerse entornillados. Para ello recurren a todo tipo de tretas y aliados. Más aun, los proyectos políticos diseñados para perpetuarse en el poder inicialmente reclaman mayor participación en aras de una prensa 'democrática', para luego imponer restricciones y mordazas a los medios que los están cuestionando.

Por ello, es fundamental asegurar que podamos seguir ejerciendo plenamente el derecho a la libre elección de la que actualmente disfrutamos los peruanos. Cuando los gobiernos dicen estar preocupados por las participaciones de quienes están compitiendo en el mercado, lo que usualmente buscan es darle una tajada artificial a sus allegados.

En todo caso, la reflexión sobre la necesidad de preservar nuestra libertad de expresión la hacemos a modo de despedida luego de 58 meses en los cuales esta columna ha sido halagada por la atención diaria de ustedes, queridos lectores, por lo cual nos sentimos realmente privilegiados. Nunca podremos olvidarlos.