Investidura del nuevo presidente colombiano Iván Duque en la Plaza Bolívar de Bogotá. | Foto: AFP
Investidura del nuevo presidente colombiano Iván Duque en la Plaza Bolívar de Bogotá. | Foto: AFP

El gobierno del presidente Iván Duque no debería significar un riesgo para la relación entre Perú y Colombia. Sin embargo, existen tres retos que Duque deberá afrontar que son del interés de nuestro país.

En primer lugar, considerando los antecedentes del uribismo, se prevé dificultades en la implementación del acuerdo de paz con las FARC, así como una ofensiva contra el ELN (no parece que vaya a darse una negociación). Una situación de mayor violencia en Colombia puede fácilmente traspasar sus fronteras.

Además, no debemos olvidar que uno de los grandes problemas heredados de la administración anterior es hacer frente al aumento del narcotráfico. El uribismo podría verse tentado a volver a utilizar en forma masiva químicos para erradicar los cultivos ilícitos, con graves consecuencias (como ya sucedió con Ecuador en el pasado).

En segundo lugar, también resulta importante el papel que puede tener Colombia en la Alianza del Pacífico. En principio, Duque debería fortalecer los objetivos económicos del bloque; no obstante, genera expectativa conocer cómo será su relación con Andrés Manuel López Obrador, nuevo presidente de México e ideológicamente opuesto. El futuro de la Alianza del Pacífico, de gran importancia para la política exterior peruana, puede terminar dependiendo de las afinidades o diferencias entre los mandatarios de los países que la conforman.

Finalmente, también se espera una posición más dura de Duque respecto a Venezuela. La crítica que probablemente realice el nuevo gobierno colombiano contra el régimen de Maduro puede fortalecer los intentos regionales que buscan una salida democrática en el país caribeño, como los que realiza el Grupo de Lima, pero también podría debilitar el liderazgo del Perú en este tema.

TAGS RELACIONADOS