Oposición no lo escuchó. (Mario Zapata)
Oposición no lo escuchó. (Mario Zapata)

El primer ministro, Juan Jiménez, generó, por algunos minutos, un innecesario conflicto de poderes con el Parlamento al negarse a ofrecer disculpas públicas a los parlamentarios de la oposición que fueron maltratados en su despacho.

Verónika Mendoza (AP-Frente Amplio y José Elías Avalos (Fuerza Popular) denunciaron que el premier se negó a recibirlos en la PCM cuando acompañaban a autoridades de sus regiones (Cusco e Ica, respectivamente).

Jiménez alargó la discusión y dijo que todo obedecía a un "protocolo para poner orden a la atención de las demandas sociales". Las palabras del premier disgustaron a la oposición. Mauricio Mulder amenazó con el retiro de los legisladores si Jiménez no ofrecía las disculpas del caso.

El jefe del gabinete ministerial pidió la "dispensa" a Mendoza, pero Mulder recriminó que eso no era una disculpa y la oposición se retiró cuando Jiménez seguía con su discurso sobre igualdad de género.