‘RAMBO’. Mostto marcó ni bien ingresó a la cancha. Y cumplió una dedicatoria por ‘encargo’. (USI)
‘RAMBO’. Mostto marcó ni bien ingresó a la cancha. Y cumplió una dedicatoria por ‘encargo’. (USI)

HUÁNUCO.- En la vida de un cazador la suerte es una bala extra. Esa arma invisible que puede salvarle la vida. En la vida de un cazador futbolístico la suerte es un remate al poste, una pelota que ingresa y no la ven, un goleador que aparece cuando se le necesita. Alianza tuvo todo esto, por eso igualó 2-2 ante el León de Huánuco.

Una igualdad lograda en una jungla difícil, donde León esperaba con su propio hambre y con la sed de revancha de Pepe Soto. Con delanteros como Ascoy y Fano y, otra vez, con un DT como Soto deseoso de aplicar la ley del ex.

Alianza cambió un poco con respecto al once que ganó en Chiclayo. Trujillo fue volante e intentó, como Vidales en el otro sector, evitar la soledad de Yordy Reyna, pero ninguno complementó al 'Cohete'.

A los 12', Clifford Seminario cobró un tiro libre desde la derecha, nadie la tocó y Soto acabó celebrando con el volante el 1-0. León había emitido su primer rugido, pero cuando iba por el segundo la suerte (o la incapacidad de otros) protegió a Alianza. A los 25', ni Henry Gambetta ni su asistente Carlos Blas se percataron de que el remate del colombiano Johnnier González ingresó medio metro dentro del arco aliancista. Fue gol, pero para ellos no. Los victorianos respiraron y casi igualan cuando Trujillo disparó desviado a los 39'. La cacería continuaba.

DE IDA Y VUELTAEn la etapa final, Wilmar Valencia cambió de soldados: adentro Edson Uribe y Miguel Mostto. Un minuto después la visita golpeó. Centro de Uribe y zurdazo de Mostto para el 1-1.

Entonces fue el momento de Alianza, y Trujillo se las ingenió para remecer el poste a los 51'. Pero el partido volvió a cambiar de lado cuando Manicero cobró un tiro libre y Carlos Solís, sin marca y sin sombras, desniveló de cabeza a los 56'.

Manicero estuvo a un tris del tercero antes de que Yordy Reyna irrumpiera en campo descubierto. A los 73' se la sacaron de la línea, pero a los 80' metió un derechazo inatajable. Empate que pudo ser triunfo local si Carlos Flores no se la hubiera 'comido' debajo del arco (92'). O triunfo visitante con un zapatazo en el travesaño de Mostto a los 94'. Allí terminó todo. Y Alianza salió vivo de la jungla del León.