notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Así tenemos que en ese intento estaban los que están a cargo del Ejército, incapaces de administrar correctamente los recursos de su institución para así poder atraer jóvenes voluntariamente a seguir una carrera de armas contando con los incentivos adecuados. Más aún, buscan carne de cañón para el VRAEM cuando deberían mirarse al espejo y darse cuenta de que lo que nos está sobrando son generales dedicados a algún improductivo trabajo burocrático.

Asimismo, fue cómplice activo de esta arbitrariedad el mandatario, a quien cada día se le nota más su lado autoritario. Incluso, parece que quería tomarnos el pelo con sus confusas declaraciones sobre quiénes serían los perjudicados por el fallo, o será que no se da cuenta de lo que ha firmado. Pues es el Decreto Legislativo 1146, que él ha promulgado, el que crea la discriminación que condena a los cuarteles a los pobres que no cuentan con el dinero para pagar la multa de salir sorteados.

Finalmente, completó la satánica trinidad del servicio militar el ministro de Defensa, quien se suponía que era liberal, pero que actúa exactamente del modo contrario. En realidad, no hay nada más alejado del liberalismo que el forzar jóvenes a pasar dos años de su vida lustrando las botas de algún oficial o limpiando las letrinas en los baños.

Por otro lado, es una de las pocas veces que hemos visto en el Perú la institucionalidad funcionando, enfrentándose al gobierno de turno cumpliendo con su labor. Tanto el defensor del Pueblo como los magistrados del Primer Juzgado Constitucional nos han recordado que vivimos en un Estado de Derecho y han defendido al ciudadano. Realmente para quitarse el sombrero. Ayer ganó la libertad y, con ella, ganamos todos los peruanos.