notitle
notitle

Santiago Pedraglio,Opina.21El Plan de Diversificación Productiva del ministro Piero Ghezzi ha sido objeto de críticas por "intervencionista", porque supuestamente pretende orientar desde el Estado lo que es inorientable, y porque estaría metiendo las narices en asuntos de empresarios (ellos conocen como nadie el mercado y sus requerimientos).

En el contexto de este debate llegó al Perú Francis Fukuyama, gurú del fin de la historia y liberal sin duda alguna. ¿Y qué pasó? Pues que, cuando le preguntaron "¿cuál es su visión sobre el Perú?, ¿todavía cree en sus fortalezas?" (web El Comercio, 4.7.14), respondió –porque es liberal, pero no ha perdido el sentido común–: "Yo creo que el modelo de crecimiento (del Perú) siempre fue problemático porque era tan dependiente de China". Y agregó algo que muchos oídos se niegan a escuchar: "Así que, sin una mayor diversificación de la economía, el Perú será vulnerable".

Después de ser informado sobre el debate acerca de si la diversificación debe ser impulsada por el Estado o dejar que se dé espontáneamente, Fukuyama mencionó iniciativas que puede asumir el Estado, además de indicar que este debe estar alerta, pues "algunos peruanos no sienten que los beneficios de este boom minero les hayan llegado".

Ante una pregunta sobre las recientes medidas del Ejecutivo y sus implicancias ambientales, Fukuyama habla de la necesidad de un Estado fuerte: "Necesitas capacidades gubernamentales muy fuertes para gestionar las cosas. No creo que el cumplimiento de normas ambientales deba necesariamente frenar el crecimiento económico si el gobierno es realmente capaz de regular y monitorear el medio ambiente".

Por último, hablando de un Estado de calidad, dice que no es un asunto de tamaño: "En Escandinavia tienes un gobierno muy grande, pero de alta calidad, así que no afecta su tasa de crecimiento económico o cualquier otra cosa". La próxima vez podrían traer a algún representante del Tea Party, a Sarah Palin, por ejemplo. Quizás ella les diga lo que quieren escuchar.