Fujimorismos

“Aunque también ningunearon a Kenji y a Api y le aseguraron a todo el mundo que el apellido Fujimori no pesa en FP, hoy no están tratando de congraciarse como sea con él. Al menos, no por Twitter”.

Keiko Fujimori

Keiko Fujimori

Luis Davelouis
Luis Davelouis

El fujimorismo comparte el discurso de la reconciliación de PPK. Sí, pero entre ellos, nunca con sus detractores, opositores o adversarios. Hoy intentan recomponerse alrededor del indulto y definir liderazgos. Luego verán qué hacer con PPK.

El keikismo tiene poco que mostrar. Perdió las elecciones dos veces, perdió la mayoría absoluta en el Congreso frente a un gobierno de trapo y hoy, tras el indulto a Alberto Fujimori (AFF), algunos de sus más conspicuos defensores como Becerril (“AFF alienta la corrupción”) y Reátegui (“hay que darle agüita de azahar”) saludan esa libertad y llaman a la reconciliación… con Kenji y a su “Api”. ¡Cuánto valor!

Mención aparte merecen Úrsula Letona (“AFF no tiene hoy ninguna influencia en FP”) y Cecilia Chacón (“FP no es el partido de AFF”) porque, aunque también ningunearon a Kenji y a Api y le aseguraron a todo el mundo que el apellido Fujimori no pesa en FP, hoy no están tratando de congraciarse como sea con él. Al menos, no por Twitter.

Todos llamaron traidores a Kenji y a los que se abstuvieron de votar por la vacancia para que salga Alberto, cuya percepción de liderazgo al frente del fujimorismo pasó de 35% en marzo a 46% en octubre mientras la de Keiko cayó de 57% a 49%. Recuerden: el poder reside donde uno cree que reside y Api está libre gracias a Kenji. El albertismo/kenjismo está de subida, PPK aún es presidente y es albertista.

Gracias a Keiko y a PPK, el antifujimorismo es más grande que el fujimorismo y está encendido. Entre abril y noviembre, el fujimorismo duro pasó de 13% a 6% y el anti de 41% a 32% y, aunque es esperable que ambos suban en esta coyuntura, es improbable que el primero alcance al segundo.
¿Que se vayan todos?

Leer comentarios ( )

Ir a portada